San José, Modelo de paternidad

San José, Modelo de paternidad

6 Agosto 2018, 12:47 pm Written by 

Cada ser humano tiene un papel importante en la vida de alguien más, unos son padres otras madres, hermano, sobrino, tío, abuelo, en fin, hay siempre cierta responsabilidad que uno debe cumplir, y no como imposición sino por el parentesco que se tiene, es más, aún si no se tuviera ningún parentesco.

Con el debido respeto que cada quien merece, por la dignidad que cada uno tiene debemos tomar en serio el papel que estamos representando, y es ahí donde, el rol de ser padre es de importancia capital, ya que este debe, no solamente proveer a sus hijos de educación, alimentación, y tener un lugar digno donde habitar, esto forma parte de la vida, pero hay algo más profundo, como lo son los valores que acompañaran a los hijos hasta la muerte.

San José Patriarca, el hombre del silencio, bueno me gusta llamarlo de esta manera, en los Evangelios sinópticos se nos narra, como el ángel le anunció, acerca del nacimiento de Jesús, específicamente Mateo, (Mt.1, 18-25). José, no pronuncia ninguna Palabra, en cambio María, dialoga con el ángel. (Lc. 1,26-38).

Legalmente Jesús, es hijo de José y de María, más de la carne solo de María, sin embargo José, lo acoge, educa, alimenta, cuida, le enseña un oficio, algo que hoy en día, para muchos padres es muy difícil cumplir con esta responsabilidad. Lo que interviene en la función del Padre, en la mayoría de casos es el tiempo, es más hay quienes han delegado ese papel a los abuelos, quizá aportan lo económico, pero no aportan esos valores que le servirán a su hijo hasta la muerte.

El ser Padre, no es una tarea fácil, conlleva varias responsabilidades, no se puede dejar de lado, si queremos formar hijos íntegros, tenemos que ser esa figura, ese ejemplo, para nuestros hijos. La paternidad responsable exige eso, ser parte de, y no solo formar parte de ellos.

Como San José, hagamos eso, hablar menos, y actuar más, de lo que está lleno el corazón de nuestros hijos, eso serán, y realmente hacen falta esos padres, que no se conformen con ser proveedores, sino hacedores de buenas personas.

Felicito y aplaudo a todos aquellos hombres, que han sido padre y madre, que han tenido que responder por otras personas, que han educado, enseñado, guiado, amado, a aquellos que han sido abandonados por sus propios padres, que aunque no haya ningún vínculo que los una, han sido ellos lo que para Jesús, fue san José, un Padre.

-Por Elena Judith Colón Serech

Copyright 2017 Universidad Rafael Landívar

JoomShaper