Ignacianerías Edición No.2

(18 votes)

ignacianerias

Edición No. 2

Antes que nada, agradecemos a quienes después de habernos leído, nos han enviado sus opiniones al correo electrónico This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it. En esta ocasión estamos haciendo nuestra segunda entrega de este año Pero antes de continuar queremos aclarar la razón del nombre de este medio de información:

Se nos ha ocurrido Ignacianerías, como nombre, dado que en castellano la terminación “ería” hace alusión a un lugar donde se da, donde se ofrece algo que importa. Nuestras publicaciones contienen artículos, reflexiones y análisis sociales, económicos y políticos para provocar una reacción ética y muchas veces explícitamente espiritual, que emanan además, de la fuente ignaciana, y que se ponen a disposición de quienes se quieran servir de ello. Las publicaciones incluidas en Ignacianerías son revisadas y aprobadas por el consejo editorial formado por la Dra. Geraldina Céspedes, Op., el Ing. Jorge Morales, Lic. Leandro Miranda, Mgtr. Claudio Solís y su servidor.

En esta ocasión el tema central de esta segunda entrega, trata sobre una realidad que está modificando los mapas poblacionales del mundo. Este espacio es simplemente una presentación de los artículos que desarrollarán más la problemática.

Las migraciones forzadas son un fenómeno social, económico y político no comparable históricamente a ningún otro fenómeno humano global. Nuestro planeta ha tenido y tiene muchos y urgentes problemas a nivel económico sobre todo. La pobreza extrema de la mayoría de la humanidad provoca las condiciones de vida infrahumanas que se dan en todos los rincones de la tierra. Por otra parte, la salud, la desnutrición, que junto con el empobrecimiento creciente de ingentes números de personas, tienen ya características dantescas… nos está desafiando.

Además de la fragilidad de los territorios debido a movimientos de tierra, a sismos, a tsunamis acentúa la problemática humana. Ya que estas situaciones de deterioro ambiental son también causadas por el ser humano. En muchas regiones las migraciones tienen un ingrediente de miedo y de fuga ante las realidades de extorciones de carácter económico y de persecuciones por causas religiosas o políticas. En la mayoría de los casos es el resultado de la expulsión de los más pobres y vulnerables. Recordemos que la región del Triángulo norte centroamericano es una de las partes más violentas del mundo.

Todo esto es el caldo de cultivo de la necesidad creciente de migrar. Desde el mismo comienzo de la humanidad los seres humanos han migrado, pero las causas de las migraciones presentes son ahora de otro orden, siempre eminentemente trágico. Las autoridades mexicanas reportan que en el periodo del 2014 al 2016 han detenido a 425,058 migrantes, lo cual implica que el número real de personan que abandonan sus países es mucho más alto (Cfr. Un Camino de impunidad, citando al Instituto Nacional de Migración septiembre 2016.)

Las migraciones irregulares quizás están allí presentes en los periódicos, en las redes sociales, en los dispositivos electrónicos. Centroamérica es un paso obligado para personas que quieren migrar hacia lo que se ha denominado desde hace mucho “el sueño norteamericano”. Nuestra gente desde hace décadas ha transitado en busca de mejores condiciones de vida en los Estados Unidos. También hacia el continente europeo, pero en menor medida. Sin embargo lo novedoso que viene a complicar más el panorama migratorio es la creciente afluencia de personas que transitan del sur hacia el norte no solo desde nuestro continente, sino también personas de otros continentes que utilizan el puente centroamericano para pasar a Estados Unidos. Nos topamos con asiáticos que están poblando nuestros caminos hacia el norte. Con todo, un fenómeno más reciente es el paso de personas provenientes de África.

Ante esta realidad creciente y angustiante, las reacciones pueden ser en primer lugar, de fastidio, de miedo; de invisibilización del problema. Pero sobre todo, la reacción típica de no considerar este fenómeno, como una situación humana que nos debe cuestionar como personas, -sobre todo como personas que nos decimos cristianas- y como instituciones… para buscar soluciones de orden estructural y no ya como coyunturas pasajeras. No nos hemos implicado como sociedades, como estado, con legislaciones pertinentes para enfrentar humanamente la problemática.

Habría que mencionar que la migración es un proceso resultante del orden de inequidad que mercantiliza todo, incluyendo a las personas. Por otra parte económicamente la migración ha permitido el crecimiento de estos países del norte que tienen tasas de natalidad negativa. Por otro lado drenan de su ‘capital humano’ a los países del sur, de sus personas, de su ‘bono demográfico’ que lo terminan capitalizando los países del norte. Se dice que el 30% del crecimiento del PIB en EEUU puede ser aportado por migrantes indocumentados. Migrar está asociado al derecho a una vida digna en plenitud.

Además en el actual horizonte electoral norteamericano, se cierne peligrosamente la amenaza del muro para frenar las migraciones y también la obstaculización de que las remesas de nuestros migrantes puedan llegar, entonces, a sus hogares. Esto es una de las posibles debacles del futuro próximo.

En esta ocasión presentaremos un artículo de José Luis Rocha doctor en sociología por la universidad Philipps de Marburg, (Alemania). José Luis se ha especializado en estudios sobre migraciones y violencia juvenil. Entre sus libros, es autor de “Expulsados de la globalización: políticas migratorias y deportados centroamericanos”. Actualmente es investigador del Instituto de Investigación y Proyección Social sobre Dinámicas Globales y Territoriales (IDGT) de la Universidad Rafael Landívar. El Dr. Rocha precisamente ha estado investigando el fenómeno migratorio de los africanos, hecho que podría parecer nuevo para muchos connacionales.

Las migraciones y sus implicaciones, es el fenómeno que queremos reflexionar para modificar nuestras actitudes. Para reforzar esa problemática y que nos despierte, presentamos un documento que probablemente ya es conocido por muchas personas, redactado en consulta con los 22 miembros del auto gestionado comité de acción de la sociedad civil internacional en la asamblea General de la ONU, del 19 de septiembre del 2016. Este documento da puntos de partida propuestos por la sociedad civil sobre la gestión de grandes movimientos de emigrantes y refugiados. Nos parece que compila una serie de elementos muy acertadamente, por ello lo presentamos acá como material de análisis y barruntar políticas a seguir.

En esta misma línea compartimos – como un tercer material de reflexión- una campaña muy sencilla, muy específica para preparar a quienes intentan migrar, sobre todo personas mayas de Guatemala, que nos parece interesante que pudiera replicarse desde otras regiones, con las adaptaciones necesarias. Esta campaña de autocuidado para migrantes emana de la Pastoral de movilidad humana de la Conferencia Episcopal de Guatemala.

El cuarto material, es un escrito de mi autoría, cuyo nombre es: Hospitalidad con la persona migrante, culmen de la experiencia espiritual, presentado en El Encuentro de la Red Jesuita con Migrantes Centroamérica y Norteamérica, 2014 Guadalajara, México. En este artículo lo que se enfatiza es el compromiso ético y cristiano para con los migrantes, promoviendo como culmen de la solidaridad, la hospitalidad hasta en nuestros hogares de las personas migrantes.

Esperamos que desde nuestros diversos trabajos e instituciones podamos “afectarnos” -diría Ignacio- verdaderamente por esta problemática y que pongamos nuestras capacidades para elaborar soluciones estructurales a este enorme problema que es el desafío concreto que tiene nuestra humanidad y nuestro compromiso cristiano en estos momentos.

Carlos Rafael Cabarrús S,J.
MIFI

Un nuevo acuerdo para los refugiados, los emigrantes y las sociedades

Un nuevo acuerdo para los refugiados, los emigrantes y las sociedades

Puntos de partida que propone la sociedad civil para los resultados de la Cumbre de alto nivel de la ONU sobre la gestión de grandes Read More
Campaña de autocuidado para personas migrantes y refugiadas

Campaña de autocuidado para personas migrantes y refugiadas

La Pastoral de Movilidad Humana de la Comisión Episcopal de Justicia y Solidaridad se une a esta campaña realizada por Read More
Hospitalidad, con la persona migrante, culmen de la experiencia espiritual

Hospitalidad, con la persona migrante, culmen de la experiencia espiritual

Se ha estado hablando de la fundamentación sociológica, psicológica y ética del abrirnos hacia la hospitalidad. Nos vamos a permitir Read More
  • 1
  • 2