Arrow
Arrow
Slider

Feliz día querido general jesuita

20 Julio 2018, 5:17 pm Written by 

Íñigo López de Recalde, más conocido como San Ignacio de Loyola, nació en 1491 en Loyola Guipuzcua situado al norte de España, has los 26 años, fue un hombre dado a las vanidades del mundo, principalmente se deleitaba en el ejercicio de armas con un gran y vano deseo de ganar honra.

En 1521 tras la defensa que dio en Pamplona en contra de los franceses, sufrió un accidente, el cual lo dejó gravemente herido de una pierna. Con tal desgracia durante su convalecencia paso leyendo textos de la vida de Cristo donde encontró fragmentos que lo convirtieron en su interior.

Entre los años de 1522 a 1523 se retira de lo anterior, inicialmente para hacer penitencia y oración en Monserrat y Manresa donde da inicio a la elaboración de métodos relacionados a los ejercicios espirituales. Al mismo tiempo da inicio a su peregrinaje a los distintos y santos lugares de Palestina, además en los años 1524 y 1535 realizó sus estudios en humanidades, filosofía y teología en las ciudades de Barcelona, Alcalá, Salamanca y París. En 1534, mientras se encontraba en Roma, funda la Compañía de Jesús junto a Francisco Javier, Pedro Febro, Diego Laínez, Alfonso Salmerón, Nicolás de Bobadilla, Simão Rodriguez, Juan Coduri, Pascasio Broët, y Claudio Jayo, misma que fue totalmente aprobada por el Papa Paulo III en 1540.

San Ignacio con su entusiasmo, fervor, pasión y energía siempre inspiraba al grupo que tenía a cargo en la Compañía, por ende, entre ellos fue elegido por unanimidad como primer general. En ese momento la Compañía reproducía la estructura militar en la que él había sido formado.

San Ignacio se convirtió en el escritor de cartas más prolífico, ya que en su época escribió más de 6,800 cartas sobre las experiencias que vivió, así mismo fue una persona con gran devoción hacia la Santa Eucaristía, que hasta lloraba al momento de participar en la misma, tanto era el llanto que San Ignacio temía perder su vista.

Sin embargo, en sus últimos años de vida, logro ver grandes frutos de todo lo trabajado, así como es la expansión de la Compañía de Jesús por Europa y América, influyendo en la educación de la juventud y el debate intelectual en el apostolado.

San Ignacio de Loyola, fue designado como general de los jesuitas en 1556 y falleció el 31 de julio del mismo año. Fue canonizado el 12 de marzo de 1622 por el Papa Gregorio XV.

Es por ello que este 31 de julio, la comunidad landivariana conmemora el día de San Ignacio de Loyola, santo, maestro, consejero y patrono de los ejercicios espirituales y soldados, que nos acompaña en las distintas batallas que enfrentamos. ¡Bendito seas Ignacio de Loyola!

 

Copyright 2017 Universidad Rafael Landívar

JoomShaper