Infórmate sobre el Sarampión

12 Febrero 2018, 10:29 am


Es una enfermedad contagiosa, causada por el virus de la familia los paramixovirus. Suele transmitirse a través del aire o por contacto directo con el virus. Infecta el tracto respiratorio y se extiende al resto del organismo. Afecta a los humanos, no se presenta en animales.
Si bien no existe un tratamiento específico para el sarampión y la mayoría de pacientes se recuperan en 2 o 3 semanas, puede causar complicaciones graves como: ceguera, encefalitis, diarrea intensa, infecciones en el oído y neumonía. Las personas en mayor riesgo de contraer el virus son los niños que padecen malnutrición y pacientes inmunodeprimidos.

 

Síntomas
El primer signo del sarampión suele ser la fiebre alta, que inicia de 10 a 12 días después de la exposición al virus y dura entre cuatro y siete días. En la fase inicial, el paciente puede presentar rinorrea (secreción nasal), tos, ojos llorosos y rojos, y pequeñas manchas blancas en la cara interna de las mejillas; también llamadas manchas de Koplik.
Entre los 7 y 18 días posterior a la exposición del virus, suele aparecer un exantema (erupciones de color rojizo), generalmente en el rostro y la parte superior del cuello. Esta se extiende en alrededor de tres días y acaba por afectar manos y pies.
Poblaciones en riesgo
Los niños pequeños no vacunados son quienes corren mayor riesgo de sufrir el sarampión y sus complicaciones. Las mujeres embarazadas sin vacunar también forman parte importante del grupo en riesgo. Sin embargo, puede infectarse cualquier persona que no esté inmunizada (es decir, que no haya sido vacunada y no haya sufrido la enfermedad).

Transmisión
El virus presente en el aire o sobre superficies infectadas sigue siendo activo y contagioso durante períodos de hasta 2 horas, y puede ser transmitido por un individuo infectado desde 4 días antes hasta 4 días después de la aparición del exantema. En países donde el sarampión ha sido prácticamente eliminado, los casos importados de otros países siguen siendo una importante fuente de infección.
Se puede propagar por medio de tos y estornudos, además del contacto con personas infectadas o con secreciones nasales o faríngeas infectadas.
Prevención
Vacunarse es una forma muy efectiva de prevenir el sarampión. Las personas que no reciben la vacuna o que no tienen sus vacunas completas están en alto riesgo de contraer la enfermedad.

Datos y cifras
• La vacunación contra el sarampión ha reducido la mortalidad mundial por esta causa en un 84% entre 2000 y 2016.
• En 2016, aproximadamente un 85% de la población infantil mundial recibió a través de los servicios de salud habituales una dosis de vacuna contra el sarampión antes de cumplir un año de vida. En 2000, ese porcentaje fue del 72%.
• Se estima que entre 2000 y 2016, la vacuna contra el sarampión evitó unos 20,4 millones de muertes, lo que la convierte en una de las mejores inversiones en salud pública.

A nivel nacional, Guatemala reportó el último caso de sarampión en 1998, y el último caso de rubeola en el año 2006. Posterior a la campaña masiva de vacunación realizada en el año 2007, Guatemala ya no ha presentado casos de Síndrome de Rubeola Congénita.

En relación al caso de sarampión que ya fue confirmado por el ministerio de salud de Guatemala el cual no es un caso propio, se trata de un virus importado y, se realizaron acciones según lo declarado por el ministro de salud. De inmediato, según ha explicado el ministro Soto, Salud Pública emprende una masiva campaña en 14 municipios de la república para vacunar a todos los niños de 5 años o menores, hayan o no sido inmunizados con anterioridad.Lo expuesto por el funcionario se basa en informes sobre la posibilidad de que guatemaltecos viajaron en los últimos meses por el descanso de fin de año e inicio del nuevo; a Italia, Rumania, Alemania y España, entre otros países europeos con sarampión.

Al momento no se contempla realizar una campaña de vacunación masiva a nivel nacional, y se continuara vacunando el esquema normal de vacunas. También, se reforzarán las medidas necesarias a los niños que aún no tengan la vacuna contra el sarampión, además de continuar con la campaña de información y prevención según lo informaron las autoridades del ministerio de salud.

Es importante realizar siempre las medidas preventivas básicas que nos ayudan a evitar el contagio de cualquier enfermedad como el lavado de manos, cubrir la boca al toser o estornudar, evitar compartir utensilios como vasos, pachones tazas etc. Guardar siempre las medidas higiénicas de seguridad.

Fuentes:
- http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs286/es/
- http://www.who.int/topics/measles/es/

Copyright 2017 Universidad Rafael Landívar

JoomShaper