Noticias

Noticias Agenda Boletines

¿QUÉ ES LA ESPIRITAULIDAD IGNACIANA?

septiembre 29, 2022
¿QUÉ ES LA ESPIRITAULIDAD IGNACIANA? imagen

Una primera aproximación muy general a esta pregunta sería la siguiente: “La espiritualidad tiene que ver con la vida y con nuestra forma de vivirla. Tiene que ver con el ánimo con el que nos levantamos todos los días para ir a trabajar, con la manera de afrontar los problemas de los hijos o con nuestras relaciones con el vecino. Tiene que ver con nuestra reacción cuando, delante del espejo, las arrugas nos indican que vamos envejeciendo; tiene que ver con las páginas que visitamos en Google, con nuestro tiempo libre, o con el espíritu con el que sobrellevamos la enfermedad, nuestra o de un ser querido. Y tiene que ver, por supuesto, con lo que las personas creyentes llamamos Dios y con esa experiencia que cambia la vida hasta el punto de querer desvivirse por los demás.

Espiritualidad viene de «espíritu», que originariamente significa viento, aliento. Indica libertad, brisa, algo difícil de encerrar y encasillar. Por eso, la espiritualidad no es patrimonio de las religiones y de los creyentes. Muchas personas, quizás tú, alejadas hoy por distintos motivos de las grandes tradiciones religiosas, no renuncian por ello a cultivar su espíritu.” Presentado así el término, se podría comprender que espiritualidad tiene que ver con llevar una vida según el “espíritu”, es decir, según ese dinamismo interno que orienta, dota de sentido, inspira a cada persona. De esta «vida según el espíritu» es de donde “emana la capacidad de intuir, de lograr ver más allá de las apariencias, de experimentar lo infinito y de poder encontrar sentido y valor a lo que hacemos y vivimos. De ella procede la demanda interna de querer ser felices y la capacidad de realizar actividades “improductivas” y gratuitas, como disfrutar de una puesta de sol, del aroma de un ramo de flores, de acariciar un niño, del deleitarnos escuchando una obra musical o contemplando una obra de arte”. 

Una persona espiritualmente sensible desarrolla una mirada aguda que es capaz de encontrar belleza en lo que para otros es corriente y ordinario. Pero no sólo es fortalecimiento del sentido estético, sino que también “no se contenta con el conocimiento superficial de las cosas, del mundo, de lo que le rodea; no le basta con una visión panorámica; pretende ir a fondo y en este caminar descubre una serie de elementos y propiedades, de niveles de la realidad que a simple vista le habían pasado desapercibidos. La vida espiritual es profundidad, movimiento hacia lo desconocido, interés por lo que está oculto, por lo que es invisible a los ojos.”

Ahora bien, ¿cómo entender qué es la Espiritualidad ignaciana?: lo primero que surge a modo espontáneo es que esta “no consiste en sumar a todo lo que ya hacemos otras actividades «más espirituales». No se trata de «…y ahora, además de lo que haces, apártate de todo y ponte a rezar». La espiritualidad ignaciana intenta ayudar a vivir la vida de una forma integrada. Integrar es marcar un horizonte claro en el proyecto personal de vida: un horizonte que da un plus de calidad y sentido a lo que se va haciendo, que ayuda a vivir reconciliado con uno mismo, con los demás y con la creación.”

La Espiritualidad ignaciana no lleva a una ascesis que aparta del mundo. Todo lo contrario, nada humano le es ajeno, siendo en el mundo -con sus luces y sombras- donde despliega sus dinamismos. “La Espiritualidad ignaciana es un camino para mirar la vida de una manera nueva, agradecida, con ojos compasivos y comprometidos, con dosis de humor, de sentido común, de apoyo en los demás, de una lectura sabia de nuestro pasado para no tomarnos trágicamente el presente y vivir inspirando futuros.” Esta Espiritualidad Ignaciana habla de una vida “según el espíritu” o “inspirada”, que busca percibir, sentir, pensar, juzgar y elegir desde un talante ambientalmente responsable, al servicio de la dignidad humana, así como del respeto a los derechos de las personas, especialmente de los más necesitados y excluidos de la sociedad, buscando el bien común, actuando según el modo de proceder de Jesús de Nazaret.

La Espiritualidad ignaciana es ante todo una experiencia mística, una experiencia de relación profunda entre la persona humana concreta y Dios, o como diría Ignacio, de la criatura con su Creador; la cual, lleva al individuo a una toma de conciencia de tanto bien recibido a lo largo de su existencia, comenzando por el don de la vida. De este sentirse amado, aceptado y convocado, mana una gratitud que está a la base de la actitud fundamental de la persona ignaciana: en todo Amar y Servir. El p. Jerónimo Nadal S.J, asistente personal de Ignacio, utilizaba la expresión, Contemplativos en la Acción, para describir como él entendía la vivencia de la Espiritualidad ignaciana.

2 respuestas a “¿QUÉ ES LA ESPIRITAULIDAD IGNACIANA?”

  1. Guillermo Menegazzo Gil dice:

    Creo que la Espiritualidad Ignaciana podría resumirse en 3 aspectos: Amar a Dios, estarle agradecido por todas las bendiciones recibidas y servir a nuestro prójimo como Jesús lo haría

  2. Francisco Reyes Archila dice:

    La espiritualidad es un don, una gracia, una capacidad humana llamada a trascender. Trascender significa reconocer nuestra propia realidad interior (trascendencia hacia nuestra interioridad). Esto supone la disponibilidad de emprender ese viaje y transcender las imágenes limitadas o distorsionadas que tenemos de nosotros mismos. Además, de reconocer esa realidad profunda, aceptarla, abrazarla, escucharla, fluir con ella, gestionarla y expresarla. Es un despertar. Se trata de descentrarnos para encontrarnos. Es un Éxodo que va de la imagen que tengo (esclavitud) a mi verdadero yo (tierra prometida) y que pasa por un largo desierto. Salir de si y proyectarse en todo. Se espiritualiza, se humaniza, se diviniza… En ese proceso podemos encontrarnos con Dios mismo. Encontrar a Dios en todas la cosas y en todas las cosas a Dios.

    Cuanto más profundo y rico (tenga mayor calidad) sea ese encuentro con el yo interior, con la habitación interior, es más grande (de mayor calidad) la expansión de mi ser hacia afuera. En otras palabras, entre mayor sea mi transcendencia hacia mi interioridad, mayor será mi trascendencia hacia el mundo, hacia los demás y hacia Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados

Universidad Rafael Landívar firma convenio Marco de Cooperación con la Cámara de Comercio de Guatemala Image

Universidad Rafael Landívar firma convenio Marco de Cooperación con la Cámara de Comercio de Guatemala

diciembre 1, 2022

La Universidad Rafael Landívar (URL) y la Cámara de Comercio de Guatemala (CCG), firmaron un convenio Marco de Cooperación para...

Leer más
<strong>Equipo de la Universidad Rafael Landívar es el ganador de ActInSpace®, un evento que busca acercar a las personas a la tecnología espacial</strong> Image

Equipo de la Universidad Rafael Landívar es el ganador de ActInSpace®, un evento que busca acercar a las personas a la tecnología espacial

noviembre 28, 2022

Este año se realizó por tercer año consecutivo en la Universidad Rafael Landívar, el evento internacional ActInSpace®, una competencia dedicada...

Leer más
Universidad e Identidad Ignaciana: Elementos y Consecuencias Image

Universidad e Identidad Ignaciana: Elementos y Consecuencias

noviembre 28, 2022

(Fragmento de ponencia)  Sr. Alberto Vásquez TapiaVicerrector AcadémicoUniversidad Alberto Hurtado de ChileAUSJAL. Año S/A EL MODELO SUPONE DIÁLOGO Y PLURALISMO...

Leer más

Ubicaciones