Noticias

Noticias Agenda Boletines

Construyendo un mundo más justo y saludable

abril 7, 2021
Construyendo un mundo más justo y saludable imagen

Dr. Daniel Frade Vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Salud

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha definido el Dia Mundial de la Salud 2021 con el eslogan “Construyendo un mundo más justo y saludable”. Veamos los principales conceptos en este tema, vertidos en dos documentos: “Sociedades justas: equidad en la salud y vida digna-Informe de la OPS sobre Equidad y Desigualdades en Salud en las América y “Las Américas, Una Recuperación Despareja del Fondo Monetario Internacional (FMI)”.

El mundo en general y en particular el continente americano es notable en su diversidad. Estos territorios albergan algunas de las personas y países más ricos del mundo, algunos de los más pobres y muchos en situación intermedia. Algunas personas disfrutan de grandes privilegios y otras se enfrentan a graves privaciones y violaciones de los derechos humanos debido a su posición socioeconómica, etnia, género, orientación sexual, discapacidad o por ser migrantes. 

La pandemia de COVID-19, muestra que algunas personas tienen una vida más saludable y cuando enferman, tienen más y mejor acceso a servicios de salud que otras, debido a sus condiciones de vida. Esto significa que nuestro mundo es desigual, no ofrece las mismas oportunidades para todos.

Gran parte de los problemas de salud están determinados socialmente. La esperanza de vida de la mujer en Haití es de menos de 66 años, mientras que en Canadá es de 84 años, esta diferencia no reside en que las mujeres haitianas son biológicamente diferentes de las canadienses, sino que se debe a las condiciones en las que cada una nace, crece, se alimenta, vive, trabaja y envejece. 

Los habitantes del mundo aspiran a tener las cosas básicas cotidianas que les permitan llevar una vida digna y razonable. Esto incluye el control sobre su vida sexual y reproductiva; buenos servicios de maternidad para tener a sus hijos y un buen comienzo de la vida para estos, con buena salud y desarrollo infantil temprano; buena educación que aporte a sus hijos habilidades y posibilidades para obtener un trabajo decente; y cuando las personas llegan a ser ancianas tener condiciones que permitan llevar una vida digna e independiente. 

Esto es lo que se llama un ciclo de vida saludable, que además debe tener un entorno cohesivo sin amenazas de violencia y una vivienda segura con agua limpia e instalaciones sanitarias. Pero cuando las personas se enferman, también deben tener acceso a una atención médica de calidad que solucione los problemas de salud.

Sin embargo, en todo el mundo, miles de millones de personas luchan para llegar a fin de mes con pocos ingresos diarios, con malas condiciones de vivienda y educación, menos oportunidades de empleo, mayor desigualdad de género, con poco o ningún acceso al agua, aire limpio, seguridad alimentaria y servicios de salud. 

Estas determinantes conducen a un sufrimiento innecesario, enfermedades evitables y una muerte prematura que daña nuestras sociedades y economías. Estas determinantes por sí solas o combinadas, generan profundas desigualdades en la salud de hombres, mujeres y niños(as) entre países y dentro de ellos. No es lo mismo un embarazo en una mujer anémica, desnutrida, rural y pobre de Alta Verapaz, Guatemala, que un embarazo en una mujer bien nutrida, con poder adquisitivo, urbana y educada de la ciudad de Guatemala En la medida en que las desigualdades sistemáticas en la salud puedan evitarse con medidas razonables, son injustas y, por lo tanto, inequitativas. Corregirlas es una cuestión de justicia social. Esto es injusto y se puede y debe prevenir

Existe cada vez mayor evidencia y conciencia de que la buena salud exige no solo el acceso a los servicios sanitarios, sino también acción sobre los determinantes sociales de la salud. Cada vez más las sociedades y sus habitantes exigen que los políticos y sus políticas, garanticen que todos tengan condiciones de vida y de trabajo propicias para la buena salud y que todas las personas puedan acceder a servicios de salud de calidad cuando y donde los necesiten. Es decir, garantizar que todas las personas, en cualquier lugar, puedan ejercer su derecho a la buena salud.

La salud es un fin en sí mismo y es una meta de valor que se debe perseguir para las personas y comunidades, porque, la buena salud es una vía para que las personas disfruten de una vida próspera y productiva y una población más saludable tiene valor económico para un país.

Fuente: Organización Mundial de la Salud (OMS)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados

Conversatorio “Dialoguemos sobre fraude académico, la autenticidad hace la diferencia” Image

Conversatorio “Dialoguemos sobre fraude académico, la autenticidad hace la diferencia”

septiembre 30, 2022

La Dirección de Convivencia y Ambientes Seguros (DICAS) junto a la Vicerrectoría de Identidad Universitaria (VRIU) realizaron el conversatorio “Dialoguemos...

Leer más
¿QUÉ ES LA ESPIRITAULIDAD IGNACIANA? Image

¿QUÉ ES LA ESPIRITAULIDAD IGNACIANA?

septiembre 29, 2022

Una primera aproximación muy general a esta pregunta sería la siguiente: “La espiritualidad tiene que ver con la vida y...

Leer más
Firma de Memorándum entre Fondo de Población de Naciones Unidas en Guatemala y Universidad Rafael Landívar Image

Firma de Memorándum entre Fondo de Población de Naciones Unidas en Guatemala y Universidad Rafael Landívar

septiembre 28, 2022

Para proporcionar un marco institucional de cooperación e impulsar la agenda de desarrollo sostenible y la responsabilidad social corporativa en...

Leer más

Ubicaciones