Noticias

Noticias Agenda Boletines

IDENTIDAD IGNACIANA ¿CÓMO ENTENDERLA?

septiembre 15, 2022
IDENTIDAD IGNACIANA ¿CÓMO ENTENDERLA? imagen

Para nuestra reflexión en esta primera nota de septiembre desde la Vicerrectoría de Integración Universitaria, deseamos compartir el pensamiento del P. Oscar E. Buroz Echenagucia, S.J. en su artículo: “Identidad ignaciana, un modo de ser”, específicamente en el apartado en el que se refiere a ¿Cómo entender la Identidad Ignaciana?

Si una persona dice que asume, o, como diría Ignacio, manifiesta “el deseo de tener el deseo” de vivir en clave de Identidad ignaciana, está diciendo que existe -o quiere que exista- una correlación entre su identidad personal y la propuesta de Ignacio. Esta correlación se puede conceptualizar con el término “identificación”, el cual se puede entender como “… un proceso psicológico mediante el cual un sujeto asimila un aspecto, una propiedad, un atributo de otro y se transforma, total o parcialmente, sobre el modelo de éste”.

Mediante la identificación, el sujeto desea integrar, en su vida, los atributos que su modelo le ofrece como atractivo. Ahora bien, este proceso tiene dos grandes tendencias: la primera tendería a una apropiación de los rasgos para copiar. El sujeto, enajena, niega su identidad original, para repetir el modo de proceder de su modelo. El devenir de esta postura es tornase en una “caricatura” del modelo. Está claro que esta tendencia no nos interesaría cultivar en la Universidad. La segunda tendencia apunta no a la copia, sino a la personalización profunda de la esencia de la identidad del modelo. Domínguez Morano S.J plantea al respecto: “En la identificación, un Yo se convierte en otro Yo y pasa a sentir y a comportarse del mismo modo que el segundo. Es, tal como lo ha formulado H. Kohut una internalización transmutadora que logra una nueva estructuración del sujeto.” Sin que eso signifique la negación de la identidad original. Como se puede intuir, se está delante de algo muy delicado, que toca lo medular de la persona.

En este sentido, se puede apreciar mejor que la Identidad ignaciana, no puede ser una moda o una “franela (playera, camiseta)” que se pone y se quita a conveniencia dependiendo del contexto, ni se decreta, ni se logra por puro voluntarismo, ni se tiene porque lo diga un certificado, o porque se egresó de una determinada institución o se esté “pasivamente” en un programa de formación que pueda abordar este tema. Tampoco hay identidad ignaciana, por el mero hecho de mantener una relación favorable, incluso de gran fidelidad, con una determinada obra vinculada con la Compañía de Jesús. Ciertamente, esto puede ser muy loable, dependiendo de las motivaciones; sin embargo, es necesario diferenciar la “filias” o el sentido de pertenencia a una determinada institución con un modo de estar e interactuar con y en el mundo.

Por otra parte, la identidad ignaciana tampoco es un mero saber racional. Se reconoce lo valioso de manejar datos, nombres, términos, expresiones; sin embargo, por más nociones que se tengan sobre el tema, lo que se desea es que éstas formen parte de un proceso integrador de la persona, incidiendo en los sentimientos, deseos, ideas, valores, etc. La formación de la identidad ignaciana no es aprenderse una determinada jerga o a estructurar discursos, sin que estos estén conectados con la vida misma, con la sensibilidad de la persona.

No es de extrañar que, dada la manera de argumentar lo que no es la identidad ignaciana, tal como se realizó en los párrafos precedentes, surja en el lector o lectora, un cierto saborcillo a frustración y comience a aparecer la pregunta sobre el cómo poder desarrollarla. Por otra parte, también es necesario advertir, que, para el caso de la identidad ignaciana, la identificación no es con la persona de Ignacio en estricto sentido, sino con la espiritualidad que brota de sus Ejercicios Espirituales.

Ahora bien, para poder comprender mejor esta espiritualidad ignaciana, apreciar su novedad y tener una perspectiva adecuada que posibilite ponderar sus alcances, así como limitaciones, es importante, conocer la vida de Ignacio, ver hacia dónde apuntó su existencia, cuáles fueron sus búsquedas y qué medios usó para acentuarlas. Dicho de otra manera: alguien irá robusteciendo la identidad ignaciana en la medida que, en clave de fidelidad creativa, dependiendo de tiempos, lugares y personas, va experimentando una identificación, positiva, progresiva y profunda, con la manera de vivir la relación con Dios, con los otros, con el mundo y consigo mismo, tal como lo presenta la espiritualidad que brota de los Ejercicios Espirituales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados

Catálogo de Becas INDESGUA Image

Catálogo de Becas INDESGUA

septiembre 27, 2022

La Universidad Rafael Landívar, consciente de la importancia del continuo educativo y la transformación de los jóvenes, fue sede para...

Leer más
Escucha, aprende y exprésate en mandarín Image

Escucha, aprende y exprésate en mandarín

septiembre 26, 2022

La Universidad Rafael Landívar, a través del Departamento de Idiomas y el Centro Landivariano de Educación Continua lanzó el programa...

Leer más
Miradas a la filosofía Image

Miradas a la filosofía

septiembre 23, 2022

El miércoles 21 de septiembre, en las instalaciones del Campus Central, se llevó a cabo una sesión más del ciclo...

Leer más

Ubicaciones