Noticias

Noticias Agenda

La Resurrección de Jesús y nuestra resurrección

abril 4, 2018
La Resurrección de Jesús y nuestra resurrección imagen

Lic. Vitalino Aníbal Ajanel Alvarado
Miembro de Teólogos del Pueblo

Anuncien a todos la alegría del Señor resucitado: Jesucristo ha vencido a la muerte y al pecado y vive y reina glorioso por los siglos de los siglos.

Nos enseña el Catecismo que desde las primeras comunidades cristianas (quienes vivieron este acontecimiento real e históricamente comprobado), nos ha sido transmitida esta verdad como central y fundamental, y se ha convertido en un dogma que es la verdad culminante de nuestra fe en Cristo.

Con la anterior afirmación estamos de acuerdo y no hallamos en ella problema alguno, porque se evidencia con el sepulcro vacío, las apariciones del resucitado, los testimonios de sus seguidores y otras pruebas expresadas en las sagradas escrituras.

Lo que interesa es desentrañar el sentido y alcance salvífico de la Resurrección, ya que la Resurrección es la confirmación de todo lo que Cristo hizo y enseñó y es el principio de nuestra propia resurrección, de esa cuenta, basta con repasar los Evangelios para comprender qué hizo y qué enseñó el Jesús histórico.

En este repaso no debemos perder de vista a quienes fueron los destinatarios privilegiados de la predicación, dichos y hechos de Jesús, de ellos nos habla Lucas al expresar que Jesús: “fue ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva”, fue “enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor” (Cfr. Lc 4, 16-21).

Ahora bien, todos estamos llamados a anunciar la vida y no tenemos que esperar la muerte física para resucitar o ayudar a que resuciten nuestros hermanos, precisamente los que ahora están en esa posición tan marginada, maltratada y menos favorecida.

Nosotros podemos resucitar de nuestras dificultades y problemas, de nuestras ataduras y apegos y podemos ayudar a resucitar a los demás si nos volvemos solidarios con los más necesitados, si los ayudamos a organizarse para defender y exigir sus derechos, como Jesús que antepuso la vida y la dignidad de las personas ante toda norma religiosa o precepto prohibitivo, por eso arriesgó hasta su vida, curando a los enfermos, liberando a los endemoniados y prometiendo felicidad a los que sufren y lloran, no le importó relacionarse con los pecadores y los impuros, para devolverles su dignidad, por eso el Reino de Dios se entiende a través de hechos concretos que dignifican la vida; y nosotros somos seguidores de un Cristo vivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados

Teoría y práctica profesional, elementos inseparables de la formación académica Image

Teoría y práctica profesional, elementos inseparables de la formación académica

abril 16, 2021

José Manuel Monterroso Padilla – Coordinador de Área Académica Departamento de Educación, Facultad de Humanidades En las últimas décadas, como...

Leer más
Haz la prueba, y verás qué bueno es el Señor Image

Haz la prueba, y verás qué bueno es el Señor

abril 14, 2021

Paulina Samayoa M. de Guerra En esta segunda semana de Pascua, el Salmo 33 nos invita a responder: “Haz la...

Leer más
Por la relevancia del arte Image

Por la relevancia del arte

abril 14, 2021

Ana Margarita Becker –  Artes Landívar El arte es uno de los medios de comunicación entre los seres humanos.      Toda...

Leer más

Ubicaciones