Noticias

Noticias Agenda

Nuevo año, nuevas oportunidades

abril 11, 2018
Nuevo año, nuevas oportunidades imagen

Lcda. Elena Judith Colón Serech
Miembro de: Teólogos del pueblo

Hay una energía, una fuerza divina que nos crea, sustenta, interconecta y actúa en colaboración con nuestros pensamientos, palabras y acciones para generar las experiencias de nuestra vida. Cuando reconocemos este poder benevolente y aprendemos a trabajar con él nos convertimos en dueños de nuestro destino.

Cada año que termina es un recuento de las cosas que dejamos de hacer, las metas que nos propusimos quedaron en el olvido conforme avanzó el año, y llegando el año nuevo, nos proponemos quizá las mismas metas o incluso nuevas y dejamos a un lado lo que tanto había motivado nuestro deseo de avanzar.

Por qué sucede esto, porque perdemos la visión, el entusiasmo, el deseo de ser cada día mejores personas, no solamente con nosotros mismos, sino para con los demás y es porque no incluimos en nuestros asuntos personales a aquel que se hizo uno con nosotros y que nos reveló al Padre.

Hemos sido llamados a ser sal y luz del mundo (Mateo 5, 13-16), si hemos dejado de ser eso para nosotros mismos, cómo vamos a poder ayudar a los demás, de qué manera podremos ser eso para ellos, los que han perdido la esperanza, los que sienten que la vida se les ha vuelto una carga, los que sobreviven día con día, cargando una cruz demasiado pesada, la cruz de la ignorancia, pobreza, marginación, explotación, y todo aquello que va en contra de la dignidad humana.

Nuestra situación actual, puede que sea la misma de hace un año, y es muchas veces, porque hemos perdido la visión en nuestra vida, seamos entonces la luz que alumbre la vida de quienes nos rodean, seamos esa sal, en nuestro trabajo, en nuestro entorno social, que mucha falta le hace al mundo, no dejemos que la luz que brilla en nosotros se disipe, no permitamos que la sal, que es la que le da sabor a todo, se vuelva insípida, y que merezca ser tirada a los puercos para que la pisoteen.

La luz Divina, que es Cristo Jesús, que fue enviado para combatir las tinieblas, brille en nosotros y en todos aquellos con quienes tenemos cercanía, hago mías las palabras del Papa Francisco, “ No nos dejemos robar la alegría.”
Parafraseando diría, no dejemos que situaciones adversas nos apaguen la luz.

Ánimo pues en este año, recordemos que cada año, cada día es un regalo que se nos da y cuántos años, días se nos han regalado y si aún no hemos descubierto lo que significa un regalo, un regalo es un presente, que se viven se goza en su momento, no puede esperar para después, seamos dichosos por cada regalo que se nos da día con día, nuestra vida, familia y trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados

El inicio de una historia, un sueño hecho realidad Image

El inicio de una historia, un sueño hecho realidad

enero 22, 2021

Camino a los 60 años Durante el Siglo XX, un grupo de personas entusiastas, quienes formaban el Patronato de la...

Leer más
Superando la pandemia y retomando el 2021 con renovado entusiasmo Image

Superando la pandemia y retomando el 2021 con renovado entusiasmo

enero 20, 2021

Enero, 2021 El 2020, que quizás no quisiéramos tener que recordar, fue el año de la Pandemia del COVID19 que...

Leer más
En busca de la mejora continua  Image

En busca de la mejora continua 

enero 18, 2021

Estudiantes y egresados de la Universidad Rafael Landívar continúan su educación profesional en distintas universidades del mundo.  Año con año,...

Leer más

Ubicaciones